“Desde los inicios, cuando la diversión era la nota dominante, establecimos un código de trabajo guiado por la exigencia. Una cosa no está reñida con la otra”

 

El mallorquín Toni Nadal es el principal artífice del éxito del uno de los grandes tenistas de todos los tiempos, su sobrino Rafa Nadal. Ha sido el entrenador, mentor, apoyo, estratega y ancla emocional del jugador de tenis a lo largo de toda la carrera del tenista.

Con ello, el equipo formado por tío y sobrino es una rareza en el mundo del tenis, donde rara vez un entrenador y un tenista forman una asociación tan longeva y exitosa. El palmarés de Toni Nadal como entrenador incluye la Copa Davis, la medalla de oro en Pekín 2008 y 14 Grand Slam.

Toni Nadal comenzó a jugar al tenis con catorce años y compitió de forma no profesional en circuitos nacionales. Sin embargo, llegó a la conclusión de que no tenía las cualidades para destacar como tenista y decidió convertirse en entrenador.

Como director del Tenis Club Manacor, empezó a buscar un pupilo con talento y acabó encontrándolo en su sobrino. Enseñó a jugar a Rafa Nadal a los cuatro años y desde los doce hasta hace unos meses, le dirigió como entrenador.

Su experiencia y su método de trabajo, recogidos en su libro “Todo se puede entrenar”, han conseguido desarrollar al máximo las capacidades de Rafa Nadal a base de entrenar al tenista en situaciones desfavorables: canchas en mal estado, poca luz o pelotas de tenis de mala calidad, por ejemplo. Su idea es que ganar o perder no depende tanto de las condiciones materiales como de la actitud, la disciplina y el enfoque.