Es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Doctor en Humanidades. Trabaja como formador y conferenciante y da clases de Dirección Comercial en la Universidad Internacional de Cataluña y la Universidad de Barcelona. Fue vicepresidente de Barna Consulting Group y Assistant Professor de IESE.

Se dedica a la formación por vocación, “es un trabajo fantástico” dice. “No soy un experto ni tengo la capacidad de investigar o crear cosas nuevas, me limito a leer a los expertos, copiar las ideas que me gustan y transmitirlas. No soy un sabio, pero leo a los sabios. Creo firmemente en las posibilidades que tienen todas las personas y en la importancia de nuestras actitudes personales para desarrollar nuestro enorme potencial”.

En su trabajo considera muy importante facilitar que las personas trabajen en base a principios y valores humanos.

Está plenamente convencido la única vida que tiene sentido es una vida con sentido.

En sus ponencias trata de explicar la importancia de la actitud personal como elemento movilizador y dinamizador tanto en el ámbito personal como profesional y transmitir a los participantes ideas, métodos y hábitos prácticos y útiles, aplicables “al día siguiente”, para que puedan mejorar y potenciar sus actitudes personales: automotivación, proactividad, entusiasmo y comunicación interpersonal.

Objetivos de sus conferencias:

  1. Explicar la importancia de la actitud personal como elemento movilizador y dinamizador tanto en el ámbito personal como profesional.
  2. Transmitir a los participantes ideas, métodos y hábitos prácticos y útiles, aplicables “al día siguiente”, para que puedan mejorar y potenciar sus actitudes personales – automotivación, proactividad, entusiasmo y comunicación interpersonal –.
  3. Facilitar caminos para aumentar la felicidad y la satisfacción personal de las personas para que sean también mejores profesionales.
  4. Movilizar las mejores actitudes, intenciones y disposiciones de las personas para que sean más felices, aprendan a equilibrar su vida personal-profesional, aprendan a disfrutar de su trabajo, generen un adecuado clima de trabajo y mejoren su relación y colaboración con los demás.
  5. Potenciar la implicación y la motivación personal de los asistentes, para que además de “saber hacer” las cosas, también “quieran hacerlas” poniendo sus mejores esfuerzos en ello y despertar sus inquietudes por trabajar con mayor alegría, optimismo, proactividad, iniciativa, ambición, responsabilidad y entusiasmo.
  6. Las sesiones deberían ser un revulsivo, una acción estimulante y motivadora que permita impulsar los mejores esfuerzos de cada persona.